jueves, 16 de septiembre de 2010

BARRIO A BARRIO

La comunidad musulmana negocia la compra del colegio Lestonnac

El imán de Zaragoza afirma que esperará a que se produzca el desalojo.Los okupas se manifestaron en Torrero en contra de la actuación policial.

16/09/2010 F. V. L.

Lectura de un manifiesto, ayer, en la protesta por la actuación policial con los okupas de Lestonnac
FOTO: CHUS MARCHADOR
Edición impresa en PDF
Página 13 edición papel

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)

La comunidad musulmana en Zaragoza está negociando desde hace varios meses la adquisición del colegio Lestonnac, donde se ha instalado un colectivo okupa que la Policía trató de expulsar el pasado martes. El desalojo no se llevó finalmente a cabo debido a que el juez encargado del caso denegó la autorización tras concederla, al parecer por razones de seguridad, según fuentes policiales, aunque los propios okupas achacaron la operación fallida al hecho de que el trámite iba a realizarse sin la presencia de un secretario judicial.

"Hace siete meses que estamos en negociaciones con la Compañía de María para comprar el colegio", reconoció ayer el imán Fawaz Nahhas. "El trato no se ha cerrado todavía, pero en cualquier caso la comunidad musulmana aguardará a que se haya producido la expulsión, pues no nos interesa un local en el que haya que entablar una batalla legal para que sea plenamente nuestro", añadió Nahhas.

El desalojo se saldó con varios ocupantes agredidos, según el movimiento okupa, que ayer se manifestó en la plaza de las Canteras, en Torrero, para mostrar su "indignación" ante el comportamiento de las fuerzas de seguridad. En la marcha participaron unas 200 personas.

Nahhas afirmó que la idea de la comunidad musulmana es destinar el colegio Lestonnac a albergar un centro cultural islámico que, entre otras instalaciones, contará con una mezquita.

"Se trata de un proyecto que no solo beneficiará a los musulmanes, sino a toda la ciudad de Zaragoza y a Aragón en su conjunto", subrayó el imán, que hizo hincapié en que las mezquitas utilizadas hasta ahora en Zaragoza "no son dignas de tal nombre".

"Hemos estado en pisos pequeños y en locales que antes se dedicaban a guardar coches, unos locales que no reúnen requisitos para contener un centro para creyentes porque no estaban pensados para eso", añadió.