viernes, 26 de septiembre de 2008

Sábado 27 septiembre 12:00 h. Cementerio civil de MurciaHomenaje a los cinco últimos fusilados por el franquismo y a todas las víctimas del fascismoante la tumba del camarada José Luis Sánchez BravoSe cumplen treinta y tres años de los últimos fusilamientos del franquismo. Tres militantes del FRAP y del PCE (m-l) --Xose Humberto Baena, Ramón García Sanz y José Luis Sánchez Bravo-- y dos militantes de ETA --Juan Paredes Manot “Txiki” y Ángel Otaegui-- fueron las víctimas de un régimen criminal que nació y murió asesinando. La represión fue el puntal básico, el elemento fundamental de la dictadura franquista durante sus casi cuarenta años de existencia. Su intensidad fue de tal magnitud que los crímenes del franquismo deben ser calificados como delito de genocidio y crímenes contra la humanidad.
Mientras que en Italia y Alemania las víctimas del fascismo y del nazismo fueron rehabilitadas y algunos de los principales responsables de ambas dictaduras castigados, en España nada de eso ha sucedido. La mal llamada transición democrática cubrió con un manto de impunidad a los torturadores de la Brigada Político-Social, a los jueces del Tribunal de Orden Público y a los militares que condenaron a muerte a miles de personas en Consejos de Guerra. Todos ellos siguieron en sus puestos y fueron recompensados por la monarquía juancarlista con nuevos cargos y ascensos en el escalafón, mientras sus víctimas caían en el olvido.