martes, 20 de octubre de 2009

SOLIDARIDAD OBRERA LIBERTARIA

Eleuterio Quintanilla, el abuelo de la “Comuna” de Asturias
El 75 aniversario de la Comuna de Asturias debería ayudar a recomponer la memoria del movimiento obrero asturiano, y de algunos de sus personajes más representativos.
Pepe Gutiérrez-Álvarez Para Kaos en la Red 2-9-2009 a las 15:06 539 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/eleuterio-quintanilla-abuelo-comuna-asturias


-->Eleuterio Quintanilla
El 75 aniversario de la Comuna de Asturias debería ayudar a recomponer la memoria del movimiento obrero asturiano, y de algunos de sus personajes más representativos.
Eleuterio Quintanilla, maestro racionalista, discípulo de Mella, militante y teórico sindicalista, miembro de la francmasonería, Quintanilla es la personalidad más reconocida del anarquismo asturiano (Gijón, 1886-Burdeos, 1966).
Contaba 13 años cuando tuvo que abandonarla escuela para entrar a trabajar como aprendiz de chocolatero y contribuir a la débil economía familiar. Pero no por ello dejó de practicar su arraigada voluntad escolar y estudió en el Ateneo-Casino Obrero de la ciudad varios idiomas (francés, italiano y esperanto) y matemáticas. Lo hizo con tanta convicción que luego fue elegido maestro de francés y aritmética en el mismo centro. Anarquista desde muy joven, fundó en 1901 la revista Tiempos Nuevos y en 1904 Tribuna Libre, donde colaboró Mella, al que había conocido un año antes y al que admiró siempre. Su primera intervención como orador ocurrió en Míeres en 1905 y con el tiempo se convirtió en «el mejor orador del anarquismo español después de la muerte de Tarrída de Mármol. Un orador nato, culto, que tendía más a persuadir que a apabullar, a convencer que a arrebatar, a educar que a entusiasmar, explotando las pasiones de los auditorios, sus sentimientos o sus instintos» (Gastón Leval). En 1909 comenzó a colaborar en la Solidaridad Obrera de su ciudad y se casaría con Consuelo Satura, con la que tendría seis hijos. Un año después participó en el primer Congreso de la CNT en Barcelona, en representación de las sociedades obreras de Gijón. A su regreso fue brutalmente maltratado por la policía, hecha que dio lugar a una interpelación parlamentaria de la izquierda.